To top
11 Ene

Combate el mal olor en el calzado con estos trucos

olor pies

A la hora de elegir el calzado adecuado, es importante tener en cuenta todo lo relacionado con el olor de zapatos. En la mayoría de ocasiones, suele deberse a una mala transpiración del sudor corporal de los pies. Por ello, contar con unos zapatos que mantengan secos y cuidados nuestros pies es vital. Seguro que habrás sufrido el mal olor de forma directa o indirecta, ya que es muy habitual debido a una serie de factores que te explicaremos. A continuación, analizamos algunas de las causas más frecuentes de este problema que trae de cabeza a muchas personas. ¡Toma nota!  

¿Qué causa el mal olor?

El pie suele estar en movimiento casi siempre. Ello, unido a que sueles protegerlo con calzado y que contiene más de medio millón de glándulas sudoríparas, provoca un aumento de la sudoración. Su función es producir el sudor a través de los poros de la piel para regular la temperatura del cuerpo.

Realmente, el mal olor no lo produce el sudor, ya que es un líquido estéril. Cuando este entra en contacto con la piel, la capa más superficial se reblandece. Las bacterias que están en la piel se descomponen generando el olor, conocido como bromhidrosis. Por ello, es tan importante tener una higiene apropiada y que esta se realice de manera regular, incluso diaria.

Además, entre otras causas del mal olor de pies, está la floración de hongos debido a un exceso de humedad. Cuando el pie no consigue expulsar el sudor, este se acumula llegando a provocar bacterias y hongos. Una afección muy habitual que, en determinados casos, puede llegar a necesitar tratamiento médico. Por ello, debes tener muy en cuenta la salud de tus pies.

Por lo general, la escasa higiene es uno de los factores comunes del mal olor. El pie no es una de las partes del cuerpo más ventiladas y, en consecuencia, se reconcentra de manera más intensa. En ese sentido, unos calcetines gruesos o un calzado de material sintético no facilitan una correcta transpiración de tus pies que acentúa este problema.

Las alteraciones hormonales propias de la adolescencia es otro factor recurrente. El cuerpo humano está sometido a grandes y constantes cambios en esta fase del crecimiento. La alta concentración hormonal provoca una sobreestimulación de las glándulas sudoríparas. Por esta razón, es tan frecuente el mal olor de pies entre los adolescentes, especialmente en los chicos.

Por su parte, la ansiedad o el estrés también pueden provocar un fuerte aumento de la sudoración a cualquier edad.

deportivas

Consejos para evitar los malos olores en el calzado

Utiliza siempre un calzado fabricado con materiales que permitan al pie transpirar. No importa si es invierno o verano, la humedad se acumula por igual. Entre los mejores materiales se encuentran el cuero y la piel. Al ofrecer una gran transpiración, eliminan los malos olores de forma natural. De igual forma, la tela o el poliéster son materiales muy transpirables.  

Por otro lado, evita el plástico o la goma. Son materiales sintéticos con una gran capacidad de condensación de humedad y calor que impiden la transpiración. En líneas generales, aumentan la sudoración, ya que recalientan los pies.  

Si, por el contrario, en tu calzado se ha instalado el mal olor y te resulta imposible quitarlo, aquí tienes varios trucos:

  • Espolvorea el interior de tus zapatos con bicarbonato de sodio y déjalo actuar varias horas. Este elemento químico contiene propiedades antibacterianas y desinfectantes que absorben la pestilencia. También suele utilizarse como absorbe aromas en el frigorífico.
  • El talco es otro recurso quita olores muy similar. Si lo esparces por las plantas de los pies antes de calzarte, ayudará a absorber la sudoración.   
  • Alterna el calzado para que le dé tiempo a ventilarse. Sobre todo, si se trata de zapatillas deportivas, ya que suele estar hecho con materiales sintéticos no muy transpirables.
  • Emplea plantillas antibacterianas para eliminar el mal olor y sustitúyelas con frecuencia. Usa calcetines transpirables que sean capaces de recoger la humedad producida por la sudoración.
  • Intenta ponerte calzado abierto y no abusar del cerrado. Aparte de favorecer la aparición de la pestilencia, no son buenos para la salud de tus pies, puesto que necesitan airearse.
  • Es recomendable que te apliques a diario desodorante, tanto en pies como en los zapatos, que contenga propiedades antifúngicas y antibacterianas.
  • Limpiar el interior de tus zapatillas con alcohol después de utilizarlas las mantiene a salvo de olores, además de desinfectadas.
  • Un truco de los de antes es introducir cáscaras de naranja o limón en los zapatos y dejarlas toda la noche. Otro truco casero consiste en introducir en cada zapato todas las noches bolsas de infusión como manzanilla con canela o anís.  

En resumen, estos ahora ya conoces los motivos y algunos trucos para el mal olor de zapatos que puedes aplicar en tu vida cotidiana. Recuerda utilizar siempre calzado transpirable y proteger tus pies con cuidados diarios para cuidar su salud.

 

A %d blogueros les gusta esto: