To top
27 Dic

¿Sudor de pies excesivo? ¡Te contamos los motivos!

El sudor de tus pies es algo muy normal. El problema comienza cuando este se presenta de manera excesiva. Unas veces será por un incorrecto uso de tu calzado y, otras, por un factor orgánico. Ante la duda, acude a tu podólogo o especialista médico de confianza, ya que puede asociarse a una enfermedad. Para tu tranquilidad, a continuación te indicamos qué factores intervienen en este exceso de transpiración.

Aspectos clave que influyen en el sudor de los pies

Algunas veces, esa sudoración excesiva que sientes puede ser debida a cosas sin importancia. Sea cual sea la causa de esto, muchas veces se presenta como una situación muy incómoda y es importante poner los medios para corregirlo. De hecho, esta preocupación es bastante más común en la población de lo que piensas.

Un simple cambio de hábitos puede ayudarte a superar este exceso de sudor. También es posible que requieras de la observación médica, para conocer el origen y mejorar así tu salud podal.

Veamos todos los factores principales que desencadenan este problema y cómo solucionarlos

Falta de confort en tus pies

Aunque parezca increíble, la falta de confort en tus pies puede ser el desencadenante de un aumento de sudor. La comodidad podal se logra con un calzado adecuado, que deje transpirar correctamente la piel, además de facilitar una buena pisada.

Mientras mejores sean los materiales de tus zapatos, más sencillo te resultará mantenerlos saludables. Ante el plástico, el pie presenta más dificultades para transpirar, lo que favorece las enfermedades fúngicas e, incluso, posibles lesiones epidérmicas.

Si optas por un calzado fabricado en piel, especialmente si vas a usarlo en largas jornadas, evitarás que tus pies transpiren excesivamente.

No salir de la oficina o trabajar durante muchas horas

Si no dejas descansar a tus pies, aireándolos de vez en cuando o cambiándolos de calzado, lo más seguro es que suden demasiado. Este es un problema muy común en personas demasiado ocupadas que llevan zapatos durante mucho tiempo a lo largo del día.

En caso de que te sientas identificado, intenta llevar un calzado extra a tu trabajo. Apuesta por materiales transpirables, como la piel o el cuero. En la temporada de calor, intenta llevar sandalias, ya que te permitan una mayor ventilación.

Calcetines de licra

La licra es una buena elección para el invierno, ya que no permite que entre el frío bajo ningún concepto. Sin embargo, este mismo material en tus calcetines puede ser el causante de un exceso de sudoración en la época de calor.

Si quieres llevar calcetines en temporadas más templadas o cuando hagas deporte, apuesta por el algodón. Este te facilita una mejor transpiración y evita que proliferen los hongos.

Factores médicos

Muchas veces, a pesar de que hagas todo lo posible porque tus pies no suden tanto, como cambiándote de calzado muy a menudo, el problema persiste. Si así te sucede, debes plantearte el origen genético o la posibilidad de padecer algún tipo de enfermedad.

En ocasiones, ese sudor responde a una herencia genética, que los medicamentos adecuados te darán la opción de corregir de alguna manera. En otros casos, enfermedades como la diabetes o problemas autoinmunes, son la causa principal. El médico te ayudará a tratarlas y, tal vez, logres ver alguna mejora con la ayuda de determinados fármacos.

El estrés es también una causa común de que tus pies no dejen de sudar. Las técnicas de relajación, como la práctica del yoga, te serán muy útiles.

Si se te diagnostica hiperhidrosis, es decir, un fallo en las glándulas que regulan el sudor, el especialista podría recomendarte incluso la cirugía.

Una dieta demasiado picante

Los amantes de la comida picante conocen muy bien esta situación. Precisamente, el exceso de productos de este tipo, como el chile o la pimienta, pueden elevar el sudor de tus pies.

Te darás cuenta de dicho problema cuando te cerciores de que, retirando el picante, estos dejen de sudar. Solo necesitas cambiar tu dieta para solucionar esta circunstancia.

La hidratación adecuada

Los pies son una parte del cuerpo a la que no siempre le prestamos la atención que necesita. Solemos centrarnos mucho más en las zonas visibles, como el rostro o las manos. A veces, una falta de hidratación es la responsable de que la piel de esta parte de nuestro cuerpo se muestre demasiado seca. Una buena crema hidratante e, incluso, una aplicación periódica de polvos de talco conseguirán que no tengamos bacterias.

Tal vez, si sueles utilizar tus zapatos por muchas horas durante el día, necesites hidratarlos hasta dos veces por jornada.

Cuando el sudor de tus pies representa un problema, debes analizar las causas y comprobar si tu calzado es el adecuado. Procura que descansen con frecuencia y ventílalos, evitando materiales no transpirables. Una buena dieta sin picante y una cita médica te sacarán de dudas.

 

A %d blogueros les gusta esto: