To top
29 Dic

Haz que tu hijo aprenda a atarse los cordones

El calzado infantil puede suponerte todo un problema, sobre todo cuando tu hijo aún no sabe atarse los cordones. En estas situaciones, muchas personas optan por los zapatos de velcro con el objetivo de evitar accidentes innecesarios por si el pequeño se los pisa. Sin embargo, llega un momento en que es necesario realizar esta transición. Por eso, te vamos a dar algunas técnicas para enseñar al peque a atárselos, solo así ganarán autonomía.

La incertidumbre del calzado infantil ¿Cuándo pasar del velcro a los cordones?

Cuando tienes que elegir el mejor calzado para los pies de los niños suele surgir mucha incertidumbre. Para tu pequeño, enfrentarse por primera vez a las cordoneras puede convertirse en toda una pesadilla. Después está tu capacidad de tolerancia y el momento para enseñarle.

Aunque prorrogues algunos años más el momento de pasar del velcro a los cordones, se recomienda como límite los 5 años. A esta edad, los niños han ganado en psicomotricidad y es más sencillo que realicen sus primeros lazos y nudos.

Siempre tienes la posibilidad de intentar mostrárselo antes de esa edad. De esta forma, le estás instruyendo para que sea más autónomo y adquiera nuevas competencias con respecto a su motricidad.

Por otro lado, es posible que su centro educativo te solicite zapatos de velcro, con el fin de evitar cualquier incidente dentro de sus instalaciones. A pesar de eso, siempre puedes tenerle preparado a tu pequeño su calzado con cordones cuando salga contigo.

Una vez que te has propuesto iniciarte en esta aventura, ya sea a los 5 años o antes, es el momento de conozcas las técnicas más apropiadas. Observarás que no solamente basta el empeño, sino el incentivo que le transmitas en cada instante de la enseñanza.

Los mejores trucos para enseñar a los niños a atarse los cordones

Cuando te pongas a enseñar a tu hijo a atarse los cordones, lo primero que tendrás que haces es cargarte de paciencia. Tal vez ya no recuerdes cómo aprendiste cuando eras tan joven. Para evitar una experiencia negativa a tu pequeño, céntrate en las ventajas del aprendizaje lúdico.

Ten en cuenta que, mediante el juego, un niño adquiere de manera más rápida los conocimientos que se les pretenda exponer. Así que, para mostrarle cómo atarse los zapatos debes jugar con él, llamando su atención positivamente. Verás qué fácil aprende a hacerlo.

Solo has de ser paciente y no esperar que en uno o dos intentos lo vaya a hacer perfectamente. Por suerte, existen distintas técnicas que puedes llevar a cabo para que tu hijo logre esta meta.

Muéstraselo como una meta

Los pequeños tienen a sus padres como ejemplo en todo. Esto te hará ganar muchos puntos a la hora de enseñarle a tu hijo a atarse los cordones. Para no presionarle desde el inicio, comienza por mostrarle cómo lo haces tú. Una motivación para él será hacerle ver que de esa manera los adultos se ponen los zapatos. Su inclinación por imitarte tenderá a pedirte que le digas cómo hacerlo.

Antes de continuar con la lección, debes avisar a tu pequeño acerca de cómo te costó aprender, que debe tener paciencia. Será el momento perfecto para mostrarle el juego del conejo, que le hará recordar cada uno de los pasos.

El juego del conejo

Aprovechándonos de la gran imaginación de los pequeños, no será complicado comparar el lazo de los cordones atados con un conejito. Ya habrás imaginado cuáles son las orejas, por eso no le será muy difícil visualizarlo tampoco a él.

El primer paso es el más sencillo, cruzar los extremos. Después le debes indicar que una de las puntas entrará en una cueva y que, tras un nudo, se hace visible la primera orejita. El segundo extremo, abrazando a la oreja, también entrará en la cueva y saldrá en forma de segunda oreja. El nudo central hará que el conejito esté perfectamente creado.

De esta manera, recuerda que, en vez de enseñar a tu hijo a atarse el zapato, le estás mostrando cómo hacer un lindo conejito. Sin duda le resultará más motivante, ¿no crees?

Créale un mundo mágico en un cartón dibujado

Ve más allá y consigue que tu hijo se anime a crear el conejito en un mundo lleno de animalitos lindos. Esto será posible con la ayuda de un cartón, al que le puedes dibujar diferentes animales. Eso sí, recuerda que debes dejar dos agujeritos en el medio, diciéndole a tu pequeño que de ellos surgirá una sorpresa.

Anímale a colorear cada animal y, cuando haya acabado, mete en los agujeros un cordón. Como ahora solo falta el conejito en este mundo de cartón tan divertido, será el momento de darle vida, siguiendo el juego anterior.

A la hora de comprarle un calzado infantil con cordones, enseñar a atárselos a tu hijo puede convertirse en algo muy divertido. ¡Hazlo jugando!

A %d blogueros les gusta esto: