To top
14 Jun

¿Cómo lucir unos pies envidiables?

Llega el verano y con él la temporada de las sandalias.  Pero además de lucir nuestras bonitas sandalias también nos gusta que los pies vayan en consonancia y tengan un buen aspecto.

Para que nuestros pies estén perfectos debemos también prestarles unos cuidados adecuados y, sobre todo, debemos hacerlo en la temporada de verano ya que las elevadas temperaturas y lo expuestos que están a ellas provoca que los pies se resequen y sufran más que en el resto del año.

Este post lo vamos a dedicar a daros unos pequeños consejos que ayudarán a tener unos pies sanos y envidiables.

Elegir zapatos de calidad y darles los mimos que necesitan es indispensable para unos pies sanos.

 

 

Una buena hidratación

No siempre se le da la misma importancia a la hidratación de todas las partes del cuerpo.
Generalmente, se priorizan las zonas que más se ven como por ejemplo: la piel de la cara, a la que se suele dedicar un especial cuidado mediante rutinas tanto de mañana y noche como con tratamientos especializados en cabina.

Pero no toda la gente dedica tiempo a mimar un poco sus pies pues, en la mayoría de los casos, los pies son los más olvidados a no ser que se tenga un dolencia en particular.
Entonces ¿qué deberíamos hacer para cuidar un poco los pies?

Lo más importante es hidratarlos correctamente (incluyendo la planta). Durante la temporada de invierno la hidratación puede ser más esporádica pero en verano debería ser más constante.

En verano, lo mejor es hidratar los pies todos los días para suavizarlos y evitar la sequedad causada por las altas temperaturas. Se recomienda utilizar una crema que contenga urea y masajear suavemente después de la ducha. La piel absorberá gradualmente la crema y pronto notarás cómo tus pies comienzan a volver a su textura original.

Hidratar los pies a diario es una de las mejores formas de aportarles la salud que necesitan.

 

 

Usar un buen antitranspirante

En verano, al igual que otras partes del cuerpo, los pies segregan más sudor que en otras estaciones del año. Por ello, debes también añadir a tu rutina de pies un antitranspirante de alta calidad para proteger tus pies y eliminar los indeseados olores. Mediante el uso de productos específicos evitaremos también que el sudor agriete la piel que tenemos entre los dedos.

 

 

 

Protección solar

¿También en los pies? ¡Por supuesto! No te olvides de la protección solar. Las sandalias de verano exponen sus pies a la luz solar directa y reciben los rayos del sol directamente, por lo que es necesario aplicar protector solar en los pies, al igual que aplicamos protector solar en otras partes de su cuerpo.

¿Tienes el mal hábito de no ponerte protección solar en los pies? Si es así: ¡quítatelo!

 

 

Usa un calzado adecuado

Durante todo el año, los zapatos que elijamos deben ser los más adecuados para cuidar nuestros pies. En verano, por mucho que cubra menos…. ¡No debe ser menos! Todo calzado veraniego debe cumplir estas condiciones para ser saludables: debe ser ligero, flexible, cómodo, transpirable y que se fije bien a nuestros pies (pero que tampoco aprieten).

Además, debes elegir zapatos con cierto grado de amortiguación y robustez, para que no se tuerzan y proporcionen la estabilidad necesaria para el pie.

En Calzados L’Alquería elegimos siempre el mejor calzado del mercado para podéroslo ofrecer. Nosotros también nos preocupamos por tus pies.

Puedes encontrarnos a través de nuestra web o en nuestra tienda física de Alboraya para daros una atención personalizada y ayudaros con el cuidado de vuestros pies.

 

 

Cuidado con ir descalzo en las piscinas

Si vas con frecuencia a la piscina en verano, también debes tomar una serie de precauciones para evitar problemas.

Hay demasiados hongos y bacterias alrededor de la piscina, si no tienes cuidado, puedes contraer infecciones como el pie de atleta, lo que te hará sufrir durante unos días. Ponte siempre chanclas en cuanto salgas del agua. Es importante que cuando estamos en una piscina usemos chanclas en todo momento, excluyendo solo el momento en el que estamos dentro del agua, ya que puede ser con bastante probabilidad la fuente de infección.

Si lo que buscas son chanclas de piscina. Os recomendamos las oofos ya que son muy muy cómodas y además están disponibles en varios colores.

 

 

Seca bien los pies

Es importante el lavado de pies a diario para evitar que la suciedad provoque olores desagradables y otros problemas, pero también es muy importante secarlos de la manera correcta tanto después de una ducha como al salir de la playa o de la piscina. Puedes secarlos con la ayuda de una toalla o al aire libre durante unos minutos. Ten en cuenta que nunca hay que calzarse sin tener los pies completamente secos y esto requiere llevar también secos los espacios entre los dedos, ya que son la zona más propensa a la acumulación de la humedad y por tanto a la producción de hongos.

 

 

Exfolia tus pies

Si no quieres ir a un centro de belleza o especializado en uñas, existen diferentes productos para exfoliar los pies en casa. Si en cambio, prefieres crear tu propio exfoliante, te explicamos algunos trucos para que elijas el que prefieras:

1 Agregamos un poco de azúcar o sal a la crema o aceite que utilizamos para hidratar el cuerpo y utilizamos la mezcla como exfoliante.

2 Preparamos nuestro exfoliante casero mezclando azúcar y miel. Después, para ablandar la masa que se ha formado, añadimos unas gotas de agua o de acceite de oliva.

3 Cortamos el limón por la mitad y espolvoremamos en él un poco de sal y después masajeamos.

El exfoliado de pies ayuda a quitar las impurezas pero también les aportan un extra de suavidad.

 

 

Cuida tus uñas

El cuidado de las uñas forma parte del cuidado de los pies y se por ello que también debemos de prestarles atención. Deben mantenerse limpias y cortas en todo momento, por tanto habría que pegarles una pequeña ojeada de vez en cuando. De no ser así, nos podrían ocasionar hongos y/u otras molestias.

Al cortar las uñas de los pies, deberemos hacerlo dejándoles una forma cuadrada para evitar que se formen uñeros (herida ocasionada, entre otros motivos, por llevar las uñas mal cortadas ya que  esto hace que nos clavemos el borde de la uña).

También es importante la desinfección, tanto antes como después de cada uso, de los cortauñas o las tijeras que emplemos para evitar la producción de bacterias.

Y por último, y ya es cuestión de estética, puedes darle un punto de color a tus pies pintando tus uñas con los colores del verano. El rojo nunca falla, pero este verano se llevan mucho: los colores pastel, el fucsia y el naranja.

Cuidar nuestras uñas es, además de estéticamente bonito, saludable.

 

 

Si sigues todas estas recomendaciones, no solo vas a conseguir cuidar tus pies adecuadamente sino que también van a lucir sanos y bonitos.

 

 

Os recordamos que podéis comprar unos nuevos zapatos de calidad y de primeras marcas en nuestra tienda online de L’Alqueria y ahora con descuento. Vuestros pies seguro que os lo agradecerán.

Disfruta ahora del código de descuento que tenemos preparado para ti:

 

A %d blogueros les gusta esto: