To top
19 Ene

Tendón de Aquiles, causas y soluciones

Problemas en el tendón de Aquiles y los zapatos Kybun

Las molestias en el tendón de Aquiles pueden ser persistentes y la terapia suele prolongarse. Un tendón de Aquiles inflamado o lesionado debe ser tratado por su causa para aliviar o eliminar los síntomas a largo plazo.

La fascitis plantar (espolón del talón) se relaciona muy estrechamente con problemas con el tendón de Aquiles o la musculatura de la pantorrilla. Dado que la fascia plantar pasa al tendón de Aquiles y a la musculatura de la pantorrilla, la causa del dolor puede encontrarse en estas tres áreas, entre otras. En la mayoría de los casos, el paciente ha comenzado a cojear y todo su cuerpo está desequilibrado. Por lo tanto, la terapia integral es importante con este problema. Esto significa incluir todo el cuerpo (de la cabeza a los pies) en el entrenamiento.

Tanto con el calzado como con las colchonetas kybun, el pie puede moverse naturalmente y moverse libremente en todas las direcciones. Esto moviliza el tendón de Aquiles y libera adherencias en el tendón. Además, se estimula la circulación sanguínea, lo que acelera la cicatrización del tendón mal irrigado.

Definición

El tendón de Aquiles (Tendo calcaneus o Tendo Achillis) es el tendón final común del músculo de la pantorrilla de tres cabezas (Musculus triceps surae), que consiste en el músculo de la pantorrilla de dos cabezas (Musculus gastrocnemius) y el músculo sóleo (Musculus soleus) hasta el talón.

El tendón de Aquiles es el tendón más grueso y fuerte del cuerpo humano. Se fija en la parte superior del tubérculo calcáneo del hueso del talón (calcáneo) a lo largo de todo el ancho de esta protuberancia ósea. Luego, al hacerse un poco más delgada, sube en línea recta, alcanzando su punto más estrecho unos 4 cm por encima de su origen antes de volver a ensancharse de nuevo.

Tendinitis aguda de Aquiles/ Aquilodinia
La tendinitis de Aquiles es una lesión típica por correr. A menudo ocurre cuando las intensidades de entrenamiento son demasiado altas en corredores que aumentan el alcance y/o la intensidad del entrenamiento demasiado rápido. Los estudios han demostrado que los hombres se ven afectados con más frecuencia que las mujeres.

Los principales síntomas de la inflamación del tendón de Aquiles son el dolor crónico, puntual, leve o punzante (especialmente después de levantarse: dolor inicial) en la zona del tendón de Aquiles, pero generalmente directamente en la base del hueso del talón.

Tendinitis crónica del tendón de Aquiles 
La inflamación crónica del tendón de Aquiles (duración de los síntomas > 6 meses) resulta en la formación palpable de bultos debido al tejido cicatrizado.

Desgarro/rotura del tendón de Aquiles, – Desgarro parcial/rotura parcial
El tendón de Aquiles soporta cargas de 60-100 N/mm², lo que corresponde a una capacidad de carga de hasta 800 kg con una superficie de 80 mm². Una ruptura del tendón de Aquiles en caso de tensión súbita de los músculos tríceps surae suele ocurrir, por lo tanto, sólo en caso de daño previo debido a una carga excesiva e incorrecta. El tendón sufre repetidamente lesiones menores que interrumpen el suministro de sangre al tejido y por lo tanto llevan a la degeneración de la fuerza. Estos cambios tienen el mayor efecto en un área de 2-6 cm por encima de la base (la llamada “cintura del tendón de Aquiles”), donde el tendón está peor alimentado y donde también suele producirse el desgarro. Luego, el tendón se rompe repentinamente con un sonido fuerte y crepitante similar al de un látigo. Después de esto, la flexión plantar sólo es posible en una medida muy limitada.

 

El dolor en el tendón de Aquiles también puede venir del talón.

Causas

A pesar de los intensos esfuerzos en la investigación, hasta la fecha no se conocen causas claras de la tendinitis de Aquiles. El tendón de Aquiles absorbe varias veces el peso corporal con cada paso. El movimiento rápido con un peso corporal alto ejerce una tensión excesiva sobre el tendón de Aquiles. Además, las carreras de velocidad y subida suponen un esfuerzo considerable para el tendón de Aquiles, así como un aumento a corto plazo del entrenamiento y un sobreentrenamiento general. El calzado demasiado rígido, que fuerza a torcer el tendón, el calzado con un talón mal colocado y la sobrepronación son otras causas posibles. Las consecuencias son microtraumas (lesiones más pequeñas) y cicatrices asociadas, que pueden provocar desgarros o incluso rupturas en el tendón de Aquiles si la tensión sigue siendo demasiado alta.

De acuerdo con un estudio de Reule y Alt (2011), los siguientes factores adicionales se discuten como la causa de la tendinitis de Aquiles: Forma del pie, falta de flujo sanguíneo al tendón, edad, cinemática del tobillo y sobrepronación.

La causa del dolor crónico a menudo es un tendón de Aquiles (fibras del tendón de Aquiles) acortado y bloqueado. Como resultado, ya no puede funcionar correctamente y duele bajo estrés.

 

 

Efectos a largo plazo

  • Si la tendinitis de Aquiles no se trata por la causa, existe el riesgo de que la inflamación se vuelva crónica o incluso se desgarre en algún momento.
  • El dolor causado por el tendón de Aquiles inflamado impide la marcha natural.
  • La persona afectada comienza a cojear y a sobrecargar automáticamente otras articulaciones, como el pie del lado sano, las rodillas o la espalda.

Terapia convencional

  • Estiramiento regular de los músculos de la pantorrilla
  • Enfriamiento, p. ej. mediante tratamientos con hielo
  • Reducción de la carga
  • Alivio del tendón. Puede ser aliviado de su tensión básica aumentando la altura del talón (sólo por un corto período de tiempo, de lo contrario conduce a un acortamiento)..
  • Pomadas
  • Vendajes especiales
  • Las inyecciones de cortisona son polémicas entre los médicos porque, además de una buena eficacia, aumenta el riesgo de desgarros en los tendones ( a causa de la propia enfermedad).
  • Terapia con ondas de choque
  • Plantillas sensomotoras

 

Principio de eficacia de kybun – Acción proactiva

Recomendamos llevar el calzado kybun siempre que sea posible. Las molestias del tendón de Aquiles se pueden tratar desde la raíz. De este modo se evitan nuevas irritaciones causadas por una transmisión de fuerza desfavorable al tendón y el tendón sólo puede adherirse por la noche.

Cuando usted anda con kybun, el tendón de Aquiles se moviliza con cada paso. Esto libera el acortamiento y la adherencia.

Además, el calzado kybun ayuda a curar la inflamación. Por lo general, los tendones están mal abastecidos de sangre. Debido a que el tendón de Aquiles está localizado muy por debajo del corazón, tiene aún menos circulación sanguínea que otros tendones.

Llevando kybun el pie puede moverse de forma natural, lo que activa los músculos de la parte inferior de la pierna y aumenta enormemente la circulación sanguínea del tendón de Aquiles. Se acelera la eliminación del dolor y la cicatrización del tendón de Aquiles.

Primeras reacciones

Reacciones iniciales específicas a los problemas del tendón de Aquiles:

Al principio puede ser que sus síntomas (dolor) se intensifiquen. Trate de aguantar y sólo quítese el calzado kybun si se siente muy incómodo. Cuanto más a menudo use kybun, antes podrá regenerarse el tendón de Aquiles.

Para conocer las primeras reacciones generales de los nuevos usuarios, tanto del calzado como de las colchonetas kybun, haga clic aquí: Primeras reacciones 

Ejercicios kybun

Para obtener información sobre los ejercicios especiales del calzado kybun y los ejercicios básicos de las colchonetas kybun, haga clic aquí: Ejercicios kybun

Las siguientes adaptaciones a la implementación estándar del Intervall Walking son importantes en caso de inflamación del tendón de Aquiles:

  1. Asegúrese de alternar entre los dos ejercicios; esto es muy importante para la circulación
      – despacio: tendón bajo tensión, menor circulación sanguínea
      – rápido: más corto, pero mayor tensión, mejor circulación sanguínea
  2. Dé pasos cortos
      – menor tensión en el tendón 
  3. Cuando haga ejercicio lentamente, preste atención a realizar movimientos precisos

Consejos de uso

  • Evite permanecer de pie con el calzado kybun o sobre la colchoneta durante mucho tiempo y muévase tanto como le sea posible (de pie: marchar en el sitio).
  • No des pasos muy largos.
  • Preste atención a una postura erguida.
  • Corrija la posición del pie si nota que se está girando hacia un lado.
  • Use kybun tan a menudo como sea posible. Integre tanto la colchoneta como el calzado kybun en su vida diaria.
  • Si desea mejorar el efecto del entrenamiento en casa, la colchoneta kybun es la herramienta de entrenamiento ideal. Realice todas las tareas domésticas posibles sobre ella (por ejemplo, planchar).
  • Asegúrese de que sus pies (especialmente los tendones de Aquiles) estén siempre calientes. Esto promueve la circulación sanguínea y el proceso de curación..
  • Estire los músculos de los gemelos varias veces al día (la primera vez en la mañana después de levantarse, tras andar…).
  • Especialmente por la mañana, si es posible, se deben dar los primeros pasos sin los kybun para aflojar suavemente las adherencias nocturnas.
  • Trate de no forzar nada. Cuando el dolor se hace más fuerte, se debe dar un descanso al tendón de Aquiles y aliviarlo con los ejercicios de kybun.
A %d blogueros les gusta esto: