To top
4 Ene

Cómo almacenar el calzado correctamente

A la hora de guardar el calzado debes conocer algunos consejos para mantenerlo como nuevo. Si crees que no vas a usarlo en un largo periodo de tiempo será necesario que evites algunos errores comunes. En función a cómo lo protejas, te durará como el primer día durante años. ¿Te gustaría conocer algunos consejos para lograrlo? ¡Nosotros te los enseñamos!

Trucos y consejos para guardar el calzado

Aunque te parezca normal meter tus zapatos en una zapatera o dejarlos en un rincón de tu armario, puede no ser la mejor idea. Antes que nada, ten en cuenta el uso que vas a dar a cada par. De este modo, si crees que no los vas a emplear en tus outfits hasta la siguiente temporada o los vas a dejar aparcados durante un tiempo, lo mejor será preservarlos adecuadamente.

Comienza por seleccionar en tu armario el calzado

Antes de guardar en el armario tu calzado, piensa en esos zapatos de temporada que no te volverás a poner hasta dentro de varios meses. O simplemente, aquellos de los que te has cansado y no vas a ponerte más por el momento.

Si los mantienes en la intemperie, sin utilizarlos, seguramente te sorprendas como su deterioro es claramente perceptible con el paso del tiempo. Desde el moho, que estropea los materiales de piel y cuero, hasta las arrugas, que les llegan a dar un aspecto muy viejo.

Separa tu calzado por temporada, antes de continuar con los siguientes consejos que tenemos para ti. Seguramente haya algún par que utilices de manera continuada. Ese sí lo podrás tener a mano, aunque no le vendrá mal un mantenimiento de vez en cuando.

Conserva sus cajas originales u obtén nuevas de plástico

Si eres de los que les gusta guardar las cajas originales de los zapatos, habrás conseguido un importante ahorro. En caso de que no sea así, siempre tienes la posibilidad de comprar cajas de plástico especializadas para el calzado.

Los zapatos que no vayas a ponerte por una larga temporada deben estar muy bien protegidos. Evita dejarlos en contacto con el aire y los cambios de temperatura. Recuerda que el polvo ambiental, en donde se encuentran los ácaros, tampoco es buen amigo de la piel.

Consigue una caja para cada par de zapatos y no te olvides de dejar un espacio en tu armario. Almacenar correctamente el calzado que no te pones hará que te dure como nuevo durante años.

Limpia el calzado antes de guardarlo

No cometas el error de guardar tus zapatos en sus cajas antes de limpiarlos correctamente. Te recomendamos que, después de su uso, esperes un día para que se seque la humedad que haya podido absorber.

En función a su material, deberás elegir el método de limpieza más adecuado. Así, los de piel requieren de una pasada con un trapo húmedo para quitar las posibles manchas que tengan. Después, pásales una crema especializada, dejándolos secar adecuadamente.

En caso de que el material de tu calzado sea de ante, con un cepillado bastará. Para los zapatos o botas de plástico, usar agua y jabón será lo idóneo, sin olvidarte de dejarlos secar.

Algunos trucos de almacenamiento para evitarte desgracias

Ahora te diremos qué no debes hacer si no te quieres llevar el disgusto de tu vida. Ante todo, lo que queremos es evitar que el paso del tiempo deforme o deteriore tus zapatos favoritos. Toma nota de estas indicaciones:

  • Nada de meter tu calzado de temporada en zapateros de tela. Si sabes que no vas a emplearlos en más de un mes, no elijas guardarlo ahí. A largo plazo, están expuestos a la humedad ambiental y pueden deformarse. Ahorrarás mucho espacio, pero echarás a perder tus zapatos.
  • Las bolsas de plástico son el peor enemigo de tus zapatos, sobre todos los de piel y cuero. Al no transpirar el aire, el material se deteriora con mayor facilidad.
  • Nunca dejes un zapato tirado en el suelo por mucho tiempo. No solo está expuesto a la humedad, sino que tiende a deformarse.
  • Para conservar su forma dentro de su caja, no los rellenes de papel de periódico. Este no siempre consigue mantener su forma original, puesto que, con el tiempo, se suele deteriorar. Elige la tela de muselina, ya que conserva un peso adecuado, absorbe perfectamente la humedad y evita cualquier arañazo.

Hormas de cedro

Entre los trucos de almacenamiento están las hormas de cedro. El papel de seda te ayudará a rellenar tus zapatos, pero si tienes unos muy especiales, esta horma será ideal. El cedro tiene la ventaja de repeler cualquier insecto, específicamente las polillas. Además, esta es la mejor opción si deseas que su forma se conserve de manera perfecta.

En definitiva, guardar el calzado requiere dedicación, pero merece mucho la pena si lo quieres conservar como recién comprado. No te olvides de limpiarlo y mantenerlo seco antes de almacenarlo.

 

A %d blogueros les gusta esto: