To top
3 Oct

Llevas atándote los zapatos mal toda la vida y no lo sabías…

¿Te atas bien los cordones? Un equipo de investigación ha encontrado el mejor método para atarlos.

 

¿A quién no le ha pasado? Te vistes y te pones tus zapatos para afrontar el día, te los atas con esmero y sales de casa, y a la primera de cambio, en medio de la calle, ya notas el primer latigazo en el pie derecho…

Dado que a mucha gente le ocurre, los investigadores de la universidad de California-Berkeley (UC Berkeley) en Estados Unidos, han encontrado el motivo por el cual se desatan los cordones y eso no es lo mejor, ¡también han encontrado la solución!

Según los investgadores el motivo se encuentra en la gravedad, concretamente en los golpes que ejercemos al caminar y a los ángulos de balanceos de nuestra pisada, todo esto unido hace que el nudo vaya perdiendo presión terminando por desatarse.

En este vídeo, se puede comprobar mediante una secuencia a camara lentra como reciben los impactos el nudo del zapato.

Utilizando  una serie de experimentos, la investigación demuestra que el nudo del cordón se deshace en cuestión de segundos por una compleja interacción de fuerzas.

 

Aunque parezca una tontería encontrar el motivo fundamental y científico, les llevó a encontrar la solución perfecta para que esto no ocurra.

Sí, existe una forma de atarlos que es mas débil que otra. El truco está en la segunda vuelta. Pongamos que  a la hora de hacer el nudo de los cordones hacemos un círculo con el extremo del cordón derecho, luego rodeamos este lazo con el izquierdo y lo pasamos por el hueco que dejan ambos para hacer un segundo nudo.

Hasta aquí todo parece normal. Pero el truco principal está en por dónde se pasa el extremo izquierdo, si por delante o por detrás del lazo que hemos hecho con el derecho, entendiendo por detrás la parte más pegada a nosotros y por delante el lado que da a la puntera del zapato.

 

Es más fácil de ver si usamos un cordón de cada color, como en la fotografía que os ponemos mas abajo. En una parte está el nudo fuerte y en la otra la comparación con el nudo débil.

 

 

Tras el primer cruce, los extremos de los cordones se sitúan en el lado contrario de donde nacen, como es lógico. Si el lazo que formamos con el extremo derecho se rodea por delante, el círculo que se forma al anudar el extremo izquierdo queda en el mismo lado. Error: este es el modo débil de anudar los cordones. El extremo izquierdo debe rodear el lazo por detrás, de modo que al cerrar el nudo quede en el lado derecho, es decir, el mismo de donde nacía esa parte del cordón.

 

¡Ahora ya sabes el mejor método para que te duren más tiempo los cordones de tus zapatos atados!

 

A %d blogueros les gusta esto: